El mejor día de tu vida, es con trabajo (Las2Orillas)

El mejor día de tu vida, es con trabajo (Las2Orillas)

Duque dice combatir el rebusque pero el país que le gusta es el de los rebuscadores, los cuenta propia, el país por él soñado en su enmermelado Plan de Atraso

El 1º de mayo es un día de reflexión, a nivel mundial, sobre la importancia del trabajo. El mejor día de tu vida -quizás- es el de descanso, pero el que es posterior a una provechosa jornada laboral. No hay nada más gratificante para una persona que sentirse útil; es, además, su garantía de independencia. Cuando una persona tiene un trabajo estable, en un ambiente agradable y confortable, procurará hacerlo lo mejor que pueda para preservarlo. Como resultado, es más probable que estas condiciones mejoren la calidad de vida de su entorno familiar.

La mayor parte de la población colombiana, sin embargo, no conoce esos momentos de sosiego. Tristemente se ve como algo rutinario y común el tener ocupaciones estresantes, de baja productividad y escasa remuneración. La creencia imperante es que solo los más ‘pilos’ son los llamados a tener buenos trabajos. Para los demás hay como una especie de castigo a la falta de educación y a la misma pobreza, construida por quienes dirigen al país, pero atribuida a la población.

La tercera parte de los nuevos ocupados que tendrá el país
durante el mandato de Duque
serán en el sector de más alta informalidad, el comercio

Para el trimestre enero a marzo de 2019, Colombia tenía 2.934.000 personas desocupadas, no por gusto, sino por falta de oportunidades. Desde el año 2004 no se presentaba un número tan alto de desempleados para este periodo, una prueba de que el manejo económico ha sido equivocado. A pesar de ello, el Congreso de la República aprobó a ‘pupitrazo’ el Plan de gobierno del presidente Duque, que no hace una sola modificación de lo que ya fracasó. La tercera parte de los nuevos ocupados que tendrá el país durante su mandato serán en el sector de más alta informalidad, el comercio. No extraña entonces que el mismo día en que el presidente Duque conmemoró el día del trabajo, se pronunció en favor de combatir el rebusque y a renglón seguido aplaudió la inversión por USD 1.000 millones de unos especuladores financieros a Rappi, el negocio insignia de la violación de los derechos laborales.

El país que le gusta a Duque es el de esta clase de rebuscadores, el 44 % del total de ocupados; el que cada quien resuelva su vida como pueda, el de los cuenta propia, el 43 % de los ocupados; el de los trabajadores sin remuneración, el 3,6 % de quienes trabajan; el del 60 % de trabajadores que no cotizan para pensionarse y por ende serán parte del 50 % de los adultos mayores en condición de pobreza. Este es el país que sueña Duque con su Plan de Atraso que ya se aprobó con las mismas técnicas enmermeladas que criticó.

Se equivocaron quienes votaron por Duque de buena fe, pero él no los engañó. Representa lo que cree y los intereses que defiende. Para quienes quieren el progreso, el único camino es derrotarlo en las urnas.

About The Author

Related posts