(El Espectador) Lo que Macías no dijo

(El Espectador) Lo que Macías no dijo

Mucho se ha dicho del incendiario discurso del senador Macías, pero poco de lo que no dijo, pues calló hipócritamente lo que, en sociedad con Santos, el Centro Democrático dejó servido para comer en estos cuatro años por cuenta del erario.

No dijo nada del “banco” que Ecopetrol tiene en Suiza con un patrimonio superior al billón de pesos y que, además de haberle ya prestado dineros a la corrupción de Reficar con el beneplácito de miembros de Junta Directiva de Ecopetrol cercanos al uribismo, podría ser usado por este Gobierno como una caja menor y por la puerta de atrás, sin vigilancia de la Superintendencia Financiera.

No dijo nada del artículo 20 de la Ley 1882 sancionada por Santos y aprobada en pleno por la bancada uribista, que obliga a todos los colombianos a pagarle a contratistas corruptos como Odebrecht lo que le pidan prestado a bancos privados. Ley con efecto retroactivo que el Consorcio Ruta del Sol ya está alegando a su favor en el Tribunal de Arbitramento, donde podrían sacar de nuestros impuestos $3,6 billones, a pesar de haberse ganado ese contrato con sobornos confesados desde el mandato de Álvaro Uribe.

No dijo que el Centro Democrático aprobó para Santos la Ley 1929 de 2018, que permitirá a este Gobierno tomar recursos del seguro de desempleo que manejan las cajas de compensación para prestarlos a las EPS quebradas como Coomeva, Cruz Blanca o Medimás, y sumarle dineros de regalías con el Decreto 744, para adelantar un salvataje financiero a las EPS mas cuestionadas mediante una “Ley de punto final”, como la que propone el presidente de Coomeva EPS. ¿Pagaremos esos platos rotos?

No dijo que a pesar de que los uribistas, en apariencia, se negaron a la venta de ISAGEN, por el riesgo de que ese dinero se lo prestaran a los amigotes del gobierno Santos, ahora el uribismo podrá controlar esos préstamos por casi $30 billones por intermedio de la Financiera de Desarrollo Nacional.

No dijo que ese cuento de bajarle los impuestos a los empresarios, dizque para que puedan subirle el sueldo a los trabajadores, es una mentira que solo se creen sus copartidarios. Al nuevo Gobierno habrá que analizarlo no solo por lo que dice en público, sino por lo mucho que esconde bajo la mesa.

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts