(Dinero) Revolución y negocios 4.0

(Dinero) Revolución y negocios 4.0

La cuarta revolución industrial está planteando nuevos retos sobre la forma como hacemos las cosas y se proveen los servicios en el mundo, los más exitosos serán los que tengan mayor conocimiento.

La Feria Internacional de Bogotá, que finalizó este viernes, tuvo como eje de las discusiones académicas los desafíos que plantea la cuarta revolución industrial que no es más que la interacción de internet con las cosas, el desarrollo de la inteligencia artificial, el análisis de datos para producir conocimiento, servicios, y productos; la automatización extensa de los procesos industriales; y por supuesto, la forma como adquirimos conocimiento.

Los negocios del futuro estarán basados ya no en los factores de producción fundamentales de los siglos anteriores como el capital, el trabajo y la tierra, sino que los negocios 4.0 se basan en el conocimiento, que es algo intangible pero que toma tiempo en desarrollar, y la aplicación de ese conocimiento para solucionar problemas complejos en un entorno que será mucho más competitivo y con cambios permanentes.

La primera conclusión es que los más exitosos en un ambiente de negocios 4.0 serán los más educados y aquellos que tengan más conocimiento y puedan usarlo para solucionar problemas complejos, o sean capaces de desarrollar soluciones que permitan entregar de manera sencilla y más eficiente productos o servicios básicos.

Las empresas de todo el mundo lo vienen entendiendo muy bien y por eso hoy se esmeran por retener dentro a las personas altamente cualificadas y con suficientes skills (habilidades) para adaptarse al cambio y absorber nuevo conocimiento. Cada vez con más frecuencia las empresas buscan acumular conocimiento en lugar de otros activos clásicos.

El mayor activo del futuro dentro de las organizaciones será el conocimiento por encima de los otros medios de producción.  

Bajo un entorno de negocios basado en el conocimiento es fácil encontrar que el éxito no será individual sino que dependerá de los desarrollos en conocimiento que logren hacer las sociedades y ahí, la labor del Estado para invertir en la educación de sus ciudadanos es fundamental para poder asegurar el bienestar de una sociedad que se irá moviendo hacia un mundo automatizado, con mayor longevidad y muchísimo más competitivo a medida que se ingresa a una fase de permanente evolución de la forma en que se desarrollan los negocios y la economía.

Ejemplos de que las sociedades más educadas son las que logran mayor bienestar para sus ciudadanos abundan, los países nórdicos, Alemania, Singapur, Malasia, Japón y Corea del Sur, y emergentes como China e India que vienen haciendo una gran apuesta en educación, e investigación y desarrollo, dejan ver que el éxito va anclado al conocimiento y su aplicación para fabricar manufacturas, desarrollar la industria pesada y entregar servicios complejos.

El mensaje del embajador de la India en Colombia durante el evento inaugural de la Feria Internacional de Bogotá es contundente, con sus propias palabras nos dijo al auditorio: “colombianos las armas os dieron la independencia, pero las leyes os darán la libertad; y quisiera agregar que será la tecnología la que les dé el progreso y bienestar”.

Basta decir que la tecnología es un producto de la educación y el conocimiento, por eso los países más exitosos destinan ingentes recursos a la educación, la investigación y el desarrollo. India, por ejemplo, es uno de los mayores centros de desarrollo software en el mundo, y se ha convertido en la cuarta economía mundial por tamaño gracias a sus exportaciones de manufacturas, maquinaria, y servicios tecnológicos.

Colombia debe elegir el camino de lanzar sus apuestas sobre el conocimiento, la educación, y la investigación aplicada a la industria y los servicios.

El rubro de educación en todos los niveles tiene que ser prioritario y ser visto como inversión que da fabulosos réditos.

No puede ser que mientras el sistema de universidades públicas está desfinanciado en cerca de $1 billón de pesos, y se finalizó el programa Ser Pilo Paga, el gobierno expanda el gasto militar. En contraste, Corea del Sur, que sí tiene un verdadero enemigo al otro la de la frontera, eligió el camino de invertir en educación y tecnología. Ahora los resultados son claros, Corea que en 1970 era más pobre que Colombia hoy la supera ampliamente en desarrollo y mientras el ingreso per cápita de sus habitantes es US$27.000 en nuestro país es de tan solo US$5.800.

Tomado de: Dinero

About The Author

Related posts