(Dinero) ¿Economía colombiana blindada?

(Dinero) ¿Economía colombiana blindada?

Los recientes problemas de Turquía que llevaron a que la lira turca se depreciara frente al dólar a niveles históricos, muestran que los riesgos globales generados por el ajuste de la política monetaria de la FED en Estados Unidos, más la guerra comercial que está librando contra China y otros socios comerciales como Canadá, México y la Unión Europea, pueden impactar significativamente la periferia emergente donde Colombia está incluido.

Aunque Colombia cuenta con algunos corta fuegos, no está exenta de sufrir el embate de la reversión de flujos de capital hacia Estados Unidos, por cuenta de la normalización monetaria iniciada por la Reserva Federal que terminó la compra de activos en los mercados financieros, y ha empezado a subir las tasas de interés desde hace ya más de un año llevándola desde el 0,25% al nivel actual del 1,75 – 2% anunciando también que hará por lo menos otros tres ajustes para dejarla en mínimo 2,50%. Además, la normalización implica reducir el balance de la FED que sobrepasa los US$3 billones, representados en los activos, especialmente bonos del tesoro a 10 años, que compro durante el programa de relajación cuantitativa.

Reducir el balance de la FED implica vender una parte sustancial de los bonos que compró, lo que llevará a que el rendimiento aumente y por esa vía los precios de los bonos caigan (el precio de un bono es contrario al rendimiento) obligando a que los inversionistas soliciten mayor rentabilidad en la deuda pública conforme las tasas de interés aumentan y la curva de rendimiento se empina en lado del largo plazo. Un par de semanas atrás algunos analistas reseñaban que la curva de rendimiento estaba invertida, con rendimientos superiores en el corto plazo frente al largo plazo, pues bien, las decisiones de reducción del balance de la FED harán que esa anomalía se corrija. La velocidad con la que la FED realice el movimiento determinará la volatilidad que exista en los mercados de deuda y divisas.

Los movimientos de la FED en tasas y reducción del balance están fortaleciendo el dólar frente a todas las demás divisas como el yen, la libra, y el euro. Así mismo están reversando los flujos de capital que fueron a través del carry trade de monedas hacia los países emergentes. En época de tasas de interés bajas los inversionistas tomaron dinero prestado en dólares para invertir en activos financieros más rentables en países emergentes como los BRICS y CIVETS (Colombia, Indonesia, Vietnam, Egipto, Turquía, y Sudáfrica), ahora con los intereses en aumento, esos inversionistas, empiezan a liquidar sus posiciones en monedas diferentes al dólar. El efecto es desvalorización de los activos del mundo emergente y sus monedas.

Por otra parte, el fortalecimiento del dólar implica una menor cotización de los commodities puesto que en el intercambio se entrega una menor cantidad de dólares dada la debilidad de las otras monedas, a eso se suma que las expectativas de crecimiento mundial se han opacado llevando a que la demanda por materias primas caiga. Fortaleza del dólar más conflicto comercial contraen el crecimiento y afectan los ingresos de los países exportadores de bienes básico como Colombia donde el petróleo, carbón y níquel, responden por más del 60% de las ventas externas.

Bajo ese contexto la economía no está totalmente blindada porque el ataque puede ser con “criptonita” y llegar en forma de choque petróleo como en 2015 y 2016, o por la debilidad de la cuenta corriente que mantiene un déficit del 3,5% del PIB que es financiado en buena parte con la inversión de portafolio que ingresa, pero esos flujos han disminuido.

De hecho, la meta de colocación de TES va en 52% frente al 68% de años anteriores, con los extranjeros disminuyendo las entradas mensuales para comprar TES a US$250 millones en promedio, mientras que han liquidado posiciones en acciones. Entonces a pesar de los cortafuegos que tiene la economía como la línea de crédito contingente del FMI, una caída del precio del crudo por cuenta de menor dinamismo global, o reversión de capitales hacia Estados Unidos son capaces de provocar que nuestra economía resienta el embate y la naciente recuperación que viene sucediendo se frene, lo que se reflejaría en dólar mayor a $3.200, inflación por bienes transables, y contracción del PIB.

Tomado de: Dinero

About The Author

Related posts