(Actualícese) ¿A quiénes favorecen realmente los beneficios tributarios en Colombia? Llegó la hora de evaluarlos

(Actualícese) ¿A quiénes favorecen realmente los beneficios tributarios en Colombia? Llegó la hora de evaluarlos

Para Camilo Rodríguez, Daniela Díaz y Gustavo Humberto Cote los beneficios tributarios deben ser revisados. Es necesario evaluar si están generando un impacto positivo en la economía, promoviendo el empleo o la reactivación de ciertos sectores. Se deben eliminar los que no cumplen con los objetivos.

La Red por la Justicia Tributaria en Colombia publicó su apunte económico 19 titulado Eliminar beneficios para crecer más y mejor, en el cual argumenta que los beneficios tributarios que se ofrecen en nuestro país deben ser revisados. “En las reformas de 2012, 2014 y 2016 se le ha insistido al Congreso de la República, así como al Ejecutivo una revisión profunda de los beneficios otorgados a las empresas en Colombia, con una serie de propuestas concretas”, se indica en la publicación.

Igualmente, los propósitos concretos de estos también deben ser evaluados, tarea que desde el punto de vista de la red, ni la Dian ni el Ministerio de Hacienda han llevado a cabo, a pesar de que los recursos actualmente representan cerca de 14 billones de pesos. El Banco de la República ha opinado sobre este tema, manifestando que para esta entidad se deben eliminar los beneficios tributarios que no tengan soporte técnico. “Las razones van desde la eficiencia, pasando por la eficacia, simplicidad, productividad, hasta la equidad esperada de un sistema tributario óptimo”, se asegura en el análisis.

Sobre lo anterior, Camilo Rodríguez, director de impuestos de KPMG afirma en entrevista con Actualícese que lo primero que deben tener claro las autoridades fiscales es si la redistribución del ingreso la realiza por la vía del gasto público o a través de beneficios tributarios. Así mismo, debe haber claridad sobre la diferencia entre beneficios tributarios y minoraciones estructurales, analizando detenidamente su naturaleza por encima de su denominación.

“El sistema tributario colombiano se caracteriza por tener un sinnúmero de beneficios tributarios, algunos con plena justificación, otros no, lo cual conlleva a una necesaria revisión. En las actuales circunstancias económicas, el Gobierno debe actuar con estrategia y determinar de forma excepcional, con claridad y rigor cuáles son los sujetos o actividades que en su criterio son determinantes y que merecen especial estímulo y promoción del Estado por la vía de los beneficios tributarios”, dice Rodríguez.

Para él, los beneficios tributarios deben buscar la solución a problemas de orden coyuntural y, por lo tanto, para generar mayor efectividad deben tener una limitación temporal en su aplicación. “Los beneficios tributarios distorsionan la tarifa efectiva o real del impuesto sobre la renta, lo que se traduce en que la tarifa efectiva de tributación en Colombia sea, en promedio, inferior a la nominal. Por lo tanto, el verdadero reto es acercar la tarifa nominal a la efectiva para todos los sectores”, explica.

“los beneficios tributarios deben favorecer directa o indirectamente a las personas de escasos recursos de nuestra población, pues, de lo contrario, corremos el riesgo de favorecer a los de más altos ingresos”

Rodríguez finaliza diciendo que los beneficios tributarios deben favorecer directa o indirectamente a las personas de escasos recursos de nuestra población, pues, de lo contrario, corremos el riesgo de favorecer a los de más altos ingresos y la amenaza del populismo se puede convertir en una realidad a mediano plazo.

Daniela Díaz, directora para Colombia de TMF Group también habla en Actualícese de la importancia de evaluar las exenciones tributarias,que realmente cumplan con el objetivo para el cual fueron creadas y para que sean justas entre los distintos sectores de la economía. “Lo que no debería hacer el Gobierno es cambiar las reglas de juego para los inversores; debe respetar los plazos que se habían establecido para las exenciones y analizar si conviene extenderlo o no, de acuerdo con los beneficios económicos que generan, cómo puede ser incentivar el crecimiento de una actividad estratégica para el país o para una región, mayor empleo, etc”, expresa.

Finalmente, el exdirector de la Dian, Gustavo Humberto Cote afirma que, desde un punto de vista técnico, las exenciones y beneficios tributarios se conceden sin estar vinculados a un tiempo determinado, con el propósito de generar un impacto positivo en la economía, promover el empleo o la reactivación de determinados sectores geográficos que demandan estímulos para reactivarlos e impulsar su desempeño económico.

“Los que no tienen ninguna justificación terminan distorsionando el principio de equidad del sistema tributario y deteriorando la recaudación tributaria. Por esta razón, necesariamente deben revisarse las existentes, con el fin de eliminar todas aquellas que no estén cumpliendo un objetivo válido y beneficioso para el país”, concluye Cote.

Tomado de: Actualícese

About The Author

Related posts