Petróleo como un rocket

Petróleo como un rocket

Los precios de las dos principales referencias, WTI y Brent, han alcanzado niveles que no se veían desde 2014 cuando los precios iniciaron su declive el cual fue provocado por un desbalance entre la oferta y la demanda, en esa época la producción sobrepasaba la demanda cerca de 2,1 mbpd, y el crecimiento de las economías industrializadas era lento con tasas de expansión de tan solo el 1,5% anual y una desaceleración de China que la llevó a crecer al 6,4% debajo del promedio de más de 8%.

Ahora las cosas son diferentes, la oferta y demanda por petróleo han dado media vuelta, pasando de un exceso de inventarios y producción a un escenario con producción controlada – por el acuerdo de la Opep – y mayor demanda desde las economías industrializadas. El crecimiento en Estados Unidos ronda el 3%, Europa empieza a despegar, China dejó atrás su desaceleración creciendo al 6,8%, y el acuerdo de la Opep para sacar del mercado 1,8 mbpd, que incluye a Rusia y otros productores, va a completar 18 meses de operaciones alcanzando los objetivos de drenar el exceso de inventarios de dos años atrás y de llevar los precios a los niveles de hoy con US$79 en el Brent y US$71 del WTI, más del doble desde los mínimos que vimos en enero de 2016 con Brent a US$32.

Además de los factores fundamentales de demanda y oferta – esta última alterada por la Opep – hay factores coyunturales que han restringido aún más la oferta desde las principales zonas de producción. El primero y quizá no transitorio, es la estrepitosa caída de la producción de Venezuela que pasó de 2,1 mbpd a tan solo 1,4 mbpd. Es sabido que la escasa inversión, el elevado endeudamiento de esa nación que es pagado con petróleo al descuento y la torpe gestión del gobierno de Maduro, condujeron a esa caída de producción que no será de corto plazo.

El segundo factor, es la reimposición de sanciones a Irán por parte de Trump, si las sanciones llegan a operar plenamente sacarán del mercado al menos 900 kbpd, una cantidad suficiente para elevar más los precios. Aunque parece que esto podría no ser tan agudo como las sanciones de 2012, porque esta vez Europa y China no han mostrado una clara intención de secundar a Estados Unidos, y más bien, se han mostrado reacios a abandonar el acuerdo nuclear con Irán. Inclusive Arabia Saudita, aliado de Estados Unidos y rival de Irán, no ha impulsado la acción. Para el Reino puede primar mantener el acuerdo de recortes y las sanciones a Irán pueden fragmentarlo, además los precios del crudo son el principal determinador de la valoración de Aramco donde el Reino piensa recoger US$1 billón vendiendo el 5%.

La evolución de los precios estará determinada por las decisiones que tome la Opep en su reunión de junio, lo cierto es que Arabia Saudita y sus compañeros desean ver los precios elevarse como un rocket, antes de aumentar el bombeo o salirse desorganizadamente del acuerdo por el que trabajaron duramente. Rusia y Arabia Saudita que fungen como jefes del acuerdo van camino a acordar que lo más conveniente, para ellos, y su objetivo de precios altos, es aumentar la producción de manera coordinada en lugar de que cualquier miembro lo haga unilateralmente, sobre esto el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid Al Falih, se pronunció diciendo que las acciones serán coordinadas entre todos y no solo por ellos o la Opep.

Mientras la demanda se mantenga fuerte y el acuerdo de recorte no finalice, el precio del crudo seguirá elevándose y podrá ser contenido o por un aumento significativo de la producción de Shale en Estados Unidos, algo que es difícil de alcanzar porque que está en picos de 10,2 mbpd; o por alza del dólar como consecuencia del aumento de las tasas en la FED, que llevarán a que en el intercambio por commodities se entreguen menos dólares.

Tomado de: Dinero

About The Author

Related posts