Medimás incumplió, y que

Medimás incumplió, y que

Es oficial: Según la Superintendencia de Salud, Medimás EPS incumplió los plazos establecidos en el Contrato de Compraventa de Acciones presentado por Cafesalud EPS S.A., pues no ha puesto el dinero prometido, ni tampoco cumple con la cobertura y calidad prometidas.

En menos de un año de funcionamiento, Medimás arroja un déficit en su indicador de Capital Mínimo por $422.068 millones, un patrimonio negativo de $1,29 billones y un indicador negativo de capital de trabajo por $1,2 billones, incumpliendo por mucho las proyecciones financieras que le sirvieron para que le adjudicaran la irregular venta de Cafesalud. Y estas cifras tienden a empeorar.

Sorprendentemente, Medimás acaba de radicarle a Cafesalud una cuenta de cobro por $ 400.000 millones por servicios de salud autorizados antes del negocio de compraventa y “represados” mientras tomaba el control. Pero para que Cafesalud acepte esta cuenta se debe surtir un proceso de auditoría que verifique si dichos servicios “represados” efectivamente se prestaron y por ningún motivo se podría cruzar con la deuda de Medimás, pues ese dinero proviene de la Unidad por Capitación o aportes de los afiliados y está prohibido que los socios de Medimás se apropien de dichos dineros por vía de compensación financiera.

Ya Medimás otorgó a una empresa de papel llamada Century Farma un contrato por $288.000 millones. Ya su Revisor Fiscal reportó al cierre del año pasado cuentas por cobrar y cuentas por pagar con compañías relacionadas con los socios de Medimás por $83.823 millones y $ 59.044 millones respectivamente. Por si fuera poco, Medimás tambien reportó acredores cuyo objeto social difiere a la prestación de servicios de salud por un valor de $1,39 billones, incumplimiento de la Ley 1438 del 2011, que obliga que los dineros de la Unidad por Capitación, que es lo que alimenta a Medimás, se destinen en 90% a prestación de servicios de salud. Entonces ¿A quien le están acreditando ese dinero?

Pero nada pasa y, al igual que sucedió con Saludcoop, la Superintendencia les otorgó un año adicional de plazo, a pesar de tan aberrante situación. Mientras tanto el dinero les sigue fluyendo, pues el ADRES sigue obedeciendo las multimillonarias ordenes de pago directo que Medimás concentra en solo 50 prestadoras de servicios de salud en las que tiene intereses. ¿Procurador? ¿Contralor? ¿Ministro? ¿Defensoría? ¡Alguien!

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts