El grifo de la salud

El grifo de la salud

Cobertura casi total y uno de los menores gastos de bolsillo por usuario en América son algunos indicadores positivos del sistema de salud que nos entrega el gobierno saliente, pero también nos deja una estructura financiera deficitaria, débil, mas endeudada y secuestrada por particulares como Medimás o Coomeva.

El grifo que entrega $45 billones anuales es la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES), para que llegue a las Clínicas y Hospitales que atienden a los usuarios. El truco está en justificar intermediarios para esos recursos públicos: Las Empresas Promotoras de Salud (EPS) que, como son privadas, nadie les cuestiona si manejan preferencias o discriminación de pagos y contratación a su conveniencia. Un oscuro sifón.

El Ministro de Salud ha negado que este manoseo de dineros públicos, por parte de las EPS, exista, pero el ADRES lo desmintió y, en oficio del 24 de abril pasado, presentó evidencia del incumplimiento del artículo 15 de la Ley 1122 de 2007, pues de los $545.143 millones girados por orden de Medimás en el primer trimestre de 2018, más del 30 % se entregaron a sus empresas vinculadas: 21 % los destinó a Esimed, IPS, perteneciente a Medimás, 16 % a IPS relacionadas con su matriz y otro 41 % de dichos pagos se concentró en solo 8 de las 1.145 IPS que hacen parte de la red de Medimás. Contundente y cuantificado favorecimiento que no tiene que pasar por licitación ni control directo de nadie. Gran negocio.

Medimás reconoció ser filial de la matriz Prestnewco SAS y que está constituido por varias IPS que reciben en conjunto más del 30 % que la Ley 1122 tiene como límite, confirmándose la perjudicial integración vertical que llevó al colapso a Saludcoop.

Adicionalmente, en la estructura organizacional de Medimás, además de su Presidente, existe un Representante Legal Judicial que, aunque no gane los $67’250.000 mensuales del primero, es quien pone la cara ante los crecientes líos de esta EPS, como si la Representación Legal se pudiera separar en sus
consecuencias.

Habrá quienes crean que el arco iris no es solo refracción de la luz y que encontrarán en él una olla con monedas de oro, pero también habrá quienes alerten de la perjudicial luz ultravioleta que, aunque no se vea, ahí está.

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts