(El Espectador) De Medimás a Coomeva

(El Espectador) De Medimás a Coomeva

El triste protagonismo de Medimás EPS ha desviado la atención de otros actores que evidencian la grave crisis financiera en la que este Gobierno deja al sector salud.

El Grupo Empresarial Coomeva reportó, al cierre del año 2017, un patrimonio negativo de $495.670 millones para su EPS, mientras que su banco contabilizó patrimonio positivo de $389.228 millones, arrojando un saldo neto negativo entre sus dos filiales, que debería ser cuestionado y glosado por la Superintendencia Financiera, con base en las atribuciones que le otorga la Ley 1870 del año pasado sobre conglomerados financieros, pero sospechosamente guarda silencio.

Pero la situación financiera de la EPS Coomeva, en causal de quiebra desde hace años, es mucho peor: de acuerdo con el último reporte conocido de indicadores de permanencia, exigidos por el Decreto 2702 de 2014, al cierre del año 2016 tenía un patrimonio técnico negativo de -$1 billón y un capital mínimo también negativo de $522.092 millones, difícilmente subsanable con la cacareada capitalización de Christus Healt y que no inyectó dineros frescos, sino que sólo compensó deudas impagables, tal como se hizo en el cuestionado caso de Cafesalud y Medimás. Y nada dicen del activo tóxico que en su patrimonio representan los sobredimensionados recobros, ni de las documentadas glosas del Invima.

En informe de auditoría sobre Coomeva EPS de junio de 2016, la Contraloría General denunció que “el representante legal de la EPS delegó la facultad de celebrar negocios jurídicos o de contratación administrativa, sin competencia para ello, a la Cooperativa Médica del Valle y de Profesionales de Colombia (Coomeva), por valor de $20.429 millones, con base en 53 autorizaciones” y que registró “exceso de población afiliada en relación con la capacidad máxima autorizada por la Superintendencia de Salud”, hallazgos que generan riesgos en la gestión administrativa y fiscal en el manejo de billonarios recursos públicos provenientes del Sistema General de Seguridad Social y Salud, pero que siguen recibiendo a caudales, con autorización de las autoridades del ramo.

Gilberto Quinche Toro es el director general del sector salud en Coomeva, liquidador del Seguro Social y relacionado desde Positiva Seguros con el cuestionado Guillermo Grosso, a cuya hermana ha tenido contratada en Coomeva. Relaciones que se extienden hasta la gobernadora Dillian Francisca Toro y los senadores Roy Barreras y Eduardo Pulgar. Muy complejo, ¿cierto?

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts