(El Espectador) Asobancaria propone gravar las transacciones con efectivo

(El Espectador) Asobancaria propone gravar las transacciones con efectivo

El gremio de los bancos argumenta que el gravamen a los movimientos financieros debe ser retirado y quedar sólo para este tipo de transacciones.

Asobancaria, a través de su presidente, Santiago Castro, ventiló una propuesta para modificar el gravamen a los movimientos financieros, que hoy cubre las transacciones electrónicas en el país.

La propuesta del gremio bancario es que estos movimientos no sean gravados y que el tributo quede sólo en las transacciones con efectivo. De acuerdo con Castro, esto ayudaría a subir la inclusión financiera en el país, así como a la formalización del comercio.

“No es agregar un impuesto nuevo. Es incentivar los medios de pago electrónicos, darle más transparencia a la economía. Así se asegura un recaudo más transparente”, aseguró Castro.

Lo que propone Asobancaria, según Castro, hace parte de un documento con otras propuestas que el gremio le pasará al gobierno de Iván Duque después del 7 de agosto.

Para Jairo Villabona, vocero de la Red de Justicia Tributaria y director del Grupo de estudios fiscales y de equidad de la Universidad Nacional, la idea de Asobancaria es buena: “Este impuesto realmente golpea a todo el mundo. Que el gravamen sea al efectivo es una medida para controlar que no haya muchas transacciones por debajo (irregulares)”.

Y añade que “es una medida conveniente en aras de disminuir un poco el efecto de que la gente esté buscando hacer operaciones por fuera del sistema. Pero también tendríamos que discutir la intermediación de los bancos, que puede ser perversa. Esto es una gabela para los bancos, pero también habría que repensar el margen de los intereses que cobran. Si se les está dando algo, también tendrían que entregar algo, si realmente estamos hablando de ampliar la inclusión financiera”.

De acuerdo con el reporte inclusión financiera de la Superintendencia Financiera (2017), el indicador de este fenómeno subió a 80, 1 %, lo que significa que 27,1 millones de adultos tenían un producto financiero el año pasado.

El documento asegura que, desde 2015, la cobertura del sistema alcanzó 100 % de los municipios y que entre 2016 y 2017, la cobertura frágil cayó de 34 a tres municipios.

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts