Sábado, noviembre 18, 2017

Capitalismo colombiano

Capitalismo colombiano

Por: Camilo Díaz.

Aunque Colombia tiene un modelo de economía de mercado abierta, todavía esta corto en incentivar la competencia en varios sectores importantes de la actividad económica.

La reciente situación del paro de pilotos en Avianca ha dejado ver que el país necesita incentivar aún más la competencia entre las empresas, para evitar que el freno inesperado de operaciones de cualquiera de ellas traiga consecuencias negativas a los sectores económicos con los que tienen vínculos, o que dependen de su operación normal.

Esas pausas inesperadas pueden deberse a conflictos laborales, que como el de Avianca vienen de tiempo atrás, o pueden llegar porque se materialicen riesgos operacionales al interior de las empresas que les impidan funcionar con normalidad.

Una situación como la que está enfrentando la aerolínea desde hace más de tres semanas, debería afectar exclusivamente a la compañía, dejando que su solución sea un asunto empresarial a cargo de su administración, que además está preparada para ello. En cambio, lo que ha pasado es que la huelga de pilotos de una sola aerolínea se convirtió en un cuello de botella para toda la economía nacional.

El sector turístico de acuerdo a cifras de Anato, ya suma pérdidas por más de $321.000 millones, la ocupación hotelera está afectándose 30% según Cotelco porque los viajeros no pueden llegar a su destino, y finalizando la semana, la misma Anato advirtió que si el problema continua va a afectar la generación de empleo del sector en la temporada de fin de año.

A su vez, las demás empresas a través de la Andi han manifestado que la situación ya empieza afectar la productividad, por cuanto restringe los viajes de negocios, y ha encarecido los tiquetes conforme se ha disminuido ostensiblemente la oferta de sillas, y por los vínculos que la actividad aérea tiene con las demás actividades económicas.

La baja competencia que existe en el transporte aéreo local es lo que ha llevado a que el conflicto laboral de Avianca se convierta en un cuello de botella para la economía, con el 60% del mercado y de las rutas nacionales, si la operación de la empresa se afecta, de inmediato tiene repercusiones en varios sectores económicos como esta pasando.

Con más competencia en el mercado lo que debe pasar es que los otros competidores absorban los pasajeros que otra empresa no puede atender, ganando cuota de mercado. Con más competencia, las exigencias de los pilotos se moderan porque hacen una evaluación objetiva del mercado laboral local, frente a las ganancias de la empresa para la que trabajan. Con más competencia, ambas partes son más flexibles en su postura para negociar. Si se incentiva la competencia el Estado se libra de tener que terciar entre las negociaciones laborales de las empresas, y lo más importante, se evita que las debilidades de las empresas tengan efectos sistémicos en la economía.

La baja competencia no es una debilidad exclusiva del transporte aéreo. Otros sectores de la economía nacional presentan elevada concentración en pocos participantes, lo que lleva a que cuando ocurren problemas tengan mayor magnitud, los costos de los servicios sean mayores, y en algunos casos existan barreras de acceso.

En el sector financiero a pesar de que existen veinte establecimientos bancarios, los primeros cuatro por tamaño, poseen el 63% de la cartera de créditos incluyendo leasing. Por otro lado, solo existen cinco fondos de pensiones y dos de ellos administran el 80% del ahorro pensional depositado en fondos privados.

En el sector de hidrocarburos, más del 60% de la producción está a cargo de Ecopetrol, a pesar que desde 2003 se creó la ANH con el objetivo de incentivar la competencia en el sector y atraer inversión, no obstante, la realidad es que la actividad del sector está ligada a las inversiones que ejecute Ecopetrol, o las asociaciones que haga.

En conclusión, hay que procurar incentivar la competencia entre empresas para evitar que grandes cuotas de mercado, impliquen riesgos con efectos en toda la economía, además la competencia estimula la inversión, y la innovación, porque en la carrera por competir las empresas buscan ser más eficientes y transfieren esas eficiencias al mercado en forma de menores precios, mejor servicio, y más cobertura para ganar mercado.

Tomado de: Dinero

About The Author

Related posts

Leave a Reply