Sábado, noviembre 18, 2017

Segundo semestre ¿mejores tiempos?

Segundo semestre ¿mejores tiempos?

Por: Camilo Díaz.

Existen varias razones para pensar que el segundo semestre tendrá mejores resultados que los bajos niveles de expansión experimentados en la primera mitad del año, pero muchos factores pueden impedirlo.

La economía local poco a poco se ha ajustado a la nueva realidad, especialmente al lento crecimiento del PIB, fruto del bajo desempeño del consumo de los hogares quienes se han ajustado despacio a las presiones que puso el aumento del IVA al 19% sobre sus bolsillos; a la materialización de los riesgos legales relacionados a Odebrecht y Navelena que prendieron las alarmas, y por esa vía demoraron el cierre financiero de varias 4G, impidiendo que impulsaran un poco la demanda privada; y obviamente por la situación fiscal que ha hecho que el Gobierno recorte la inversión y haya sido tímido a la hora de usar el gasto como herramienta para activar la demanda agregada.

El mayor estímulo para impulsar la economía ha llegado desde el Banco de la República que ha disminuido las tasas de interés hasta el actual 5,25%, buscando estimular el consumo de los hogares y así ayudar en la recuperación de la confianza de los consumidores que ha estado en terreno negativo todo el año, evidenciando que los hogares permanecen endeudados y con bajas expectativas de que la situación mejore en el corto plazo, lo que los lleva a ser cautos para realizar gastos. La mayoría de los hogares está destinando cerca del 40% de sus ingresos para cumplir sus obligaciones con el sistema financiero, de ahí que sea importante que los ajustes de la tasa se transmitan con rapidez, puesto que de esa forma los hogares se desapalancan un poco y pueden aumentar su nivel de consumo.

Aunque controvertida por los establecimientos de crédito, la decisión de la Superfinanciera, de ajustar la tasa de usura cada mes, contribuirá a mejorar las expectativas de consumo, también es verdad que ahora que las tasas están bajando se ve benéfico, pero no hay que olvidar que esa misma velocidad de transmisión se tendrá cuando el Banrep tenga que subir las tasas de nuevo. En fin, la nueva periodicidad de la tasa de usura ayudará a que las decisiones de política monetaria se transmitan más rápido a los consumidores.

Otro factor que contribuirá es el precio del petróleo que se ha mantenido por encima de US$50 ayudando a que el valor de las exportaciones se haya incrementado, el resultado se ha visto en el tipo de cambio que bajó desde $3.100 por dólar a los actuales $2.900 que vimos al finalizar esta semana, sin embargo, un regreso a niveles por debajo de $2.300 por dólar eliminaría el ánimo que han intentado mostrar las exportaciones agrícolas y algunas manufacturas beneficiadas por la debilidad del peso. Así mismo el cese al fuego pactado con el ELN va a ayudar a que la producción se mantenga ininterrumpida, al menos por causa de ataques, durante todo el cuarto trimestre.

En contraste con los factores de éxito que tienen la economía para este semestre, incluyendo la temporada de compras decembrina que acelerará el consumo de los hogares, hay factores de riesgo que pueden impedir lograr un desempeño que será tan solo un poco mejor que la primera parte del año.

En primer lugar, el reciente paro de arroceros en Arauca, lo sucedido con la fiebre aftosa y los paros mineros van a pasar factura al crecimiento del segundo semestre, así mismo la entrada en vigencia de la ley de garantías el próximo 11 de noviembre va a disminuir ostensiblemente la velocidad del gasto estatal durante el final del cuarto trimestre, algo que en efecto va a quitarle ritmo a la economía.

En segundo lugar, Colombia sigue manteniendo un amplio déficit de cuenta corriente cuya financiación depende de las exportaciones de crudo y de los flujos de capital en forma de inversión de portafolio y directa. No obstante, existe el riesgo, aunque bajo, de que lo que está sucediendo con las criptomonedas pueda causar tensiones en los mercados elevando los niveles de riesgo y por ese camino se afecten los flujos de capital que vienen al mundo emergente, Colombia incluido.

Por último, parece que los empresarios han asumido que la temporada navideña será lo que salvará el año, de tal modo que no será la inversión privada el factor que impulse la economía en esta segunda parte. Así las cosas, si los riesgos no se concretan el crecimiento estará alrededor del 1,5% para este 2017.

Tomado de: Dinero

About The Author

Related posts

Leave a Reply