Viernes, diciembre 15, 2017

Fiscal general no es garantía de verdad en caso Odebrecht

Fiscal general no es garantía de verdad en caso Odebrecht

Cumplidos tres meses desde que Néstor Humberto Martínez Neira, en su calidad de fiscal general de la Nación, citó a rueda de prensa para descartar corrupción en el caso de Navelena, quedó claro su error y los hechos que lo desprestigian.

Hecho: actualmente, el crédito otorgado por el Banco Agrario al consorcio Navelena-Odebrecht-Valorcon tiene visos de estafa, pues, además de protuberantes irregularidades, como haber ignorado el riesgo reputacional y crediticio de Odebrecht, los $120.000 millones más intereses se perdieron.

Hecho: está probada la asesoría de los abogados de Néstor Humberto Martínez a Corficolombiana en la estructuración del proyecto de Navelena.

Hecho: el dinero que perdió Banco Agrario, por prestarlo a Navelena, se utilizó para que esta última pagara una deuda que tenía con el Banco de Occidente, saliendo esta entidad crediticia privada del lío, pero dejándoselo a nuestro banco público.

Hecho: la Fiduciaria de Occidente se usó para configurar una garantía del crédito que, a la larga, no tenía valor y tampoco sirvió de nada para recuperar el préstamo.

Hecho: Corficolombiana, Banco de Occidente y Fiduciaria de Occidente hacen parte del Grupo Aval, propiedad de Luis Carlos Sarmiento Angulo, con quien Néstor Humberto Martínez guarda una entrañable amistad asesora en sus negocios.

Hecho: firmas de abogados en las que Néstor Humberto Martínez o su hijo tienen participación asesoraron entre 2010 y 2015 al Consorcio Ruta del Sol II, conformado por Odebrecht y Episol, esta última de propiedad de Luis Carlos Sarmiento Angulo, recibiéndole honorarios por $100 millones.

Hecho: el pasado 21 de marzo, el fiscal general expidió la resolución 1053, con la que vulnera la independencia y autonomía de los fiscales encargados de casos como el de Odebrecht, pues podrá someterlos a lo que decidan “cónclaves jurídicos”, así los contradigan.

Así los hechos, la tormentosa corrupción de Odebrecht corre el riesgo de quedar en la impunidad. Está todo dado para que la necesidad de justicia quede supeditada a los millonarios intereses económicos de los involucrados.

Si Néstor Humberto Martínez no es apartado de estas sensibles investigaciones, se acentuará el daño a un poder judicial ya muy desprestigiado, que junto con el desprestigio del presidente y del Congreso nos pone al borde de un Estado fallido y que con la crisis económica en ciernes no sería fácil de manejar.

@jrobertoacosta1 / jrobertoacostaopinion@gmail.com

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts

Leave a Reply