Domingo, mayo 28, 2017

Crecimiento económico y privatizaciones en Colombia

Crecimiento económico y privatizaciones en Colombia

Por: Diego Otero Prada

Hoy se discute entre los economistas los temas del crecimiento económico y las privatizaciones de empresas públicas.

En cuanto a la situación económica del país, el gobierno, el Fondo Monetario Internacional-FMI y los economistas neoliberales  tienen las mismas impresiones. Para este conjunto de actores la economía va bien. Les parece que tasas de crecimiento alrededor de 2,0% son aceptables, sacan la excusa que en el resto del continente latinoamericano otros países van peor. O sea, en el país de los ciegos los tuertos sobresalen.

El FMI es bastante ridículo. Habla de que los indicadores de Colombia son buenos, hace elogios pero termina bajando la tasa prevista de crecimiento del PIB para 2017 de 2,6% a 2,3%. El presidente es igual de cínico en su entrevista de El Tiempo del domingo 19 de marzo. Todo le parece bien, según él se han tomado las medidas correctas. Pero da el mismo argumento: estamos bien porque otros van mal.

Según la CEPAL, de datos preliminares  en diciembre de 2016, de 33 países, Colombia ocupaba el puesto 20, por debajo de países como  República Dominicana, Panamá, Perú, Paraguay,  Nicaragua, Costa Rica, Guatemala y Salvador. Dado el bajo crecimiento negativo de países como Argentina, Brasil, Venezuela y Ecuador, la tasa promedio de crecimiento de Latinoamérica y el Caribe en 2016 fue negativa de -1,1% y por supuesto la tasa de crecimiento de Colombia de 2,0% estuvo por encima del promedio, pero es una alegría de tontos.

Una tasa de crecimiento cerca de 2,0% es pésima, apenas igual a la suma de las tasas de crecimiento de la población y de la productividad promedia del trabajo, por lo cual el empleo no mejorará. Se nos decía que la reforma tributaria era necesaria para crecer, pero la experiencia muestra que no es así. Ya había dicho que amentar impuestos como el IVA en una economía deprimida era recesivo.

En lo referente a la privatización, dos ejemplos Electrocaribe y Termocandelaria, entre otros, muestra que no siempre es cierto que la enajenación de bienes públicos es una medida positiva. Resulta también irónico que la acción de ISA casi se ha duplicado después de la venta a la única oferta que se presentó. Podríamos decir que estamos en presencia de un deterioro patrimonial. Siempre dijimos que vender con una sola oferta era inconveniente  porque el oferente iba por el precio mínimo como ocurrió.

Ante esto, los privatizadores no ceden, al contrario siguen defendiendo las políticas adoptadas desde 1991  y hablan bellezas del sistema de regulación colombiano.

Se discute la venta de ETB  y aquí los argumentos de los vendedores, Peñaloza y sus amigos, son mentirosos. Por ejemplo, en artículo de El Tiempo, el señor  Carlos Caballero Argáez, otro furibundo neoliberal privatizador, se atreve a decir que la ETB  está atrasada tecnológicamente, cuando lo cierto es que la empresa realizó inversiones millonarias para ponerse a tono con los avances tecnológicos en el sector de las  comunicaciones.

Obsérvese, igualmente, que todos los privatizadores cuando no tienen argumentos siempre justifican las ventas de activos públicos diciendo que lo hacen para obtener recursos para realizar inversiones sociales. Es el mismo argumento de todos los privatizadores cuando no pueden criticar a las empresas públicas como ocurrió con la venta de ISA, que se defendió dizque para financiar carreteras de cuarta generación 4G.

La única manera de cambiar de modelo económico  para crecer más rápido y evitar las privatizaciones es la de producir un cambio político. Es necesario derrotar en las urnas a  los partidos tradicionales corruptos, clientelistas, privatizadores y neoliberales.

About The Author

Related posts

Leave a Reply