Miércoles, agosto 23, 2017

Sobre la reforma tributaria estructural que requiere Colombia: reflexiones y propuestas

Sobre la reforma tributaria estructural que requiere Colombia: reflexiones y propuestas

 

Introducción

 

 

En un contexto macroeconómico global complejo, los precios de los bienes y servicios transables se incrementan, la economía se desacelera y los ingresos tributarios se reducen por cuenta de la reciente caída de los precios internacionales de las materias primas, que reduce los ingresos de divisas y devalúa la tasa de cambio, especialmente en economías en desarrollo como la colombiana (ver anexo 1). Se estima que para el año 2016 esa reducción tributaria en Colombia se traduciría en un déficit fiscal del orden de 20 billones de pesos. En ese contexto es apremiante plantear una revisión de la situación tributaria del país.

 

Es claro que, en últimas, para evitar en forma permanente las dificultades mencionadas, Colombia debe cambiar su estructura productiva para hacerla menos dependiente de las materias primas y de la inestabilidad de sus precios internacionales. Desde esta perspectiva, es pertinente que la llamada “nueva economía” trate de impulsar la industria, la agricultura y el turismo. De otro lado, es también clara la conveniencia de flexibilizar una regla fiscal estricta. Mantener esta regla en un entorno en el cual los precios del petróleo caen, el ingreso disminuye y la economía se desacelera significa adoptar una postura pro-cíclica que profundizaría en vez de aminorar los efectos negativos del ciclo económico. Estos cambios son indispensables y van aún más allá de una reforma tributaria estructural.

 

La reforma tributaria no sólo es una manera de responder a la caída de los precios de las materias primas. Un gran consenso social parece converger en la necesidad de una reforma tributaria que permita aumentar el recaudo fiscal para cerrar la brecha histórica que existe entre el gasto y los ingresos tributarios; proveer a los ciudadanos los bienes públicos esenciales (vivienda, agua potable, salud, educación, entre otros); ofrecerle al sector privado los bienes públicos para que la economía sea más competitiva; para cumplirle a las víctimas del conflicto armado los compromisos adquiridos; y para mejorar la distribución del ingreso.

 

La reforma tributaria también debe subsanar uno de los grandes vicios de la política fiscal desarrollada por los últimos gobiernos, que es el ser más pro-cíclica que contra-cíclica. En general, desde el punto de vista de la teoría macroeconómica, se espera que en una época de bonanza se aumente el recaudo, y que cuando se desacelere la economía se aumente el gasto público. En otras palabras, la política fiscal debería reducir el ingreso disponible en momentos en que la economía se encuentra en auge y aumentarlo para enfrentar una crisis o una desaceleración; el gobierno colombiano generalmente ha hecho todo lo contrario.

 

En Colombia, cuando la economía se desacelera por las razones indicadas, la propuesta de reforma que parece tener más aceptación política es aumentar la tributación a los ciudadanos, particularmente a los asalariados, por dos vías: un mayor impuesto a la renta y un mayor impuesto al consumo de bienes y servicios (incrementando las tarifas del impuesto al valor agregado –IVA- y del impuesto al consumo). Estas dos medidas no son convenientes porque profundizan la reducción del ingreso disponible de las familias.

 

No obstante, la reforma tributaria estructural es urgente y debe responder a las cuestiones fundamentales que usualmente se plantean en el análisis de la tributación óptima: suficiencia, eficiencia, progresividad y simplicidad (Ver Anexo 2 para una discusión detallada sobre la tributación óptima). Tales preguntas son:

 

  1. ¿Cuál debería ser la fuente principal de la recaudación tributaria colombiana?
  2. ¿Qué impuestos deberían considerarse y cuales descartarse?
  3. ¿En qué tasas y con qué criterios deberían definirse los impuestos?
  4. ¿Cuál debe ser la simplicidad/complejidad de la estructura tributaria?
  5. ¿Cuál debería ser la meta de recaudación tributaria colombiana como proporción del producto interno bruto (PIB)?
  6. ¿Cuál debería ser la estructura institucional que asegure la recaudación esperada?
  7. ¿Cuáles deberían ser las medidas principales que asegure dicha recaudación?

 

Documento completo y anexos: 

Descargar (PDF, 2.85MB)

About The Author

Related posts

Leave a Reply