Domingo, abril 30, 2017

¿Quiénes son los bobos del paseo?

¿Quiénes son los bobos del paseo?

Bajo una fachada de legalidad y lenguaje técnico, los administradores de los recursos públicos abusan de su poder privilegiando intereses particulares y extranjeros, por encima del interés general y nacional, pero darse cuenta no es fácil.

Sólo acá, un banco, dizque con vocación agraria, niega créditos a los campesinos locales, mientras extiende a manos llenas $120.000 millones a una empresa brasileña como Odebrecht, a pesar de conocer de antemano que era corrupta y estaba quebrada.

Sólo acá, el ministro de Salud expide la resolución 4385 de 2015 para “jugar” al banquero y prestarle a una entidad privada como Cafesalud $200.000 millones con recursos públicos del Fosyga, que deberían ir a la salud y no a especulaciones financieras.

Sólo acá la ministra de Comercio Exterior, ignorando los escándalos provocados por los proyectos Six Senses y Los Ciruelos en el Parque Tayrona, busca tumbar la resolución 531 de 2013, de su colega de Medio Ambiente, para coadministrar los parques nacionales dizque para hacer despegar la “locomotora del turismo”, tal vez para favorecer a sus amigos de Aviatur, de la familia Bessudo, y hasta intereses en dicho sector de su familia. Como si ese cuento de las “locomotoras”, como la minera, hubiera sido la panacea en La Guajira, donde, a pesar del Cerrejón, la pobreza es indignante.

Sólo acá se claudica con contratistas ya confesos como corruptos y, mediante la resolución 5216, la Superintendencia de Industria y Comercio legitima un “amigable” pero inaceptable arreglo con los corruptos de Odebrecht, que por eso recuperarán $441.000 millones, para no perjudicar a su socio en la Ruta del Sol II, Luis Carlos Sarmiento, quien se lava la cara autodeclarándose víctima de su calanchín brasileño.

Sólo acá la Superintendencia de Servicios Públicos, bajo el pretexto de asegurar la prestación de los servicios públicos, decide otorgar respaldo financiero por $320.000 millones con recursos públicos a una entidad privada como Electricaribe, de los españoles de Gas Natural, quienes después de esta socialización de pérdidas buscarán recuperar su vaca lechera.

Pero frescos, los extranjeros sólo vienen a hacer patria, no negocios, y debemos garantizarles “seguridad inversionista”, al tiempo que nos ahogan en demandas por millones de dólares. Mientras tanto, sigan con el cuentico de la “paz”, mientras nos desfalcan sin pudor y se sigue aplaudiendo a los administradores de siempre.

@jrobertoacosta1 / jrobertoacostaopinion@gmail.com

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts

Leave a Reply