Sábado, julio 22, 2017

Alcalde ‘chimbo’

Alcalde ‘chimbo’

Peñalosa no era el urbanista, académico y visionario que pretendía mostrar, y los argumentos para privatizar a la ETB son tan chimbos como sus estudios.

Lo positivo durante la administración de Enrique Peñalosa es que la población bogotana y nacional descubrió lo que muchos llevamos años planteando, y es que el alcalde no era el urbanista, académico y visionario que pretendía mostrar, sino un simple vendedor de buses Volvo, que solo se preocupa por su interés particular. Todas las encuestas que miden su imagen lo prueban y lo ratifica la abrumadora acogida de la –enhorabuena– revocatoria.

Lo malo es que los platos rotos de su gestión la pagamos los ciudadanos. En su paso por la alcaldía ha arrebatado una vez más la esperanza de tener un metro que valga la pena en la capital de un país que se cree del primer mundo. También ha actuado sistemáticamente para destruir la reserva Van Der Hammen, como intermediario de los negocios de sus financiadores de campaña, e insiste en despojar al país de la propiedad de la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB), con presencia en 28 departamentos.

La semana pasada, por mandato de 45 000 personas, el alcalde fue obligado a asistir a un cabildo popular, para escuchar los argumentos de decenas de personas en contra de la privatización de la ETB. Algunos datos que tuve la oportunidad de compartir en el cabildo, que no pudieron responder los invitados del alcalde, los exministros de Hacienda Alberto Carrasquilla y Hugo Palacio, demuestran la inconveniencia de la decisión:

  1. El sector de las telecomunicaciones es uno de los más dinámicos a nivel mundial, sobre todo considerando que el 57 % de la población todavía no está conectada a Internet, lo que indica el enorme potencial de crecimiento de esta actividad. En este contexto, es importante saber que 30 de las empresas de telecomunicaciones más grandes del mundo son públicas en su totalidad o con fuerte participación estatal, como la más grande: China Telecom, pasando por Telecom Australia, Belgacom, Orange, T-Mobile, Transtelekom de Rusia, Swisscom, Teracom de Suecia, Raitel de India y NTT de Japón.
  2. No es cierto que en Colombia la apertura económica neoliberal haya propiciado una intensa competencia del sector privado que beneficia a los consumidores. Por el contrario, el índice Herfindal-Hirshmann para el sector de telecomunicaciones muestra que está en 2900 puntos, cuando por encima de 2500 se considera una alta concentración. Si por ejemplo Claro, la empresa con más quejas de los usuarios en Colombia, llegara a comprar la ETB, este índice se dispararía a 6300 puntos, una situación muy cercana al monopolio.
  3. En este sentido, la ETB actúa como un regulador natural que ayuda a controlar la posición monopolista de la compañía de Carlos Slim, pues mientras Claro ofrece 10 MB de navegación, 97 canales y telefonía por $119 300, la ETB ofrece 25 MB, 103 canales y telefonía por $ 118 000.
  4. Tampoco es cierto, como lo dice el peor gerente de Colombia, Jorge Castellanos, que la empresa haya perdido clientes durante una década. Las 664 000 líneas de telefonía fija que se perdieron, fueron reemplazadas por 550 000 suscriptores nuevos a internet, 390 000 a líneas móviles y 69 000 a televisión. Es decir, se presentó una reconfiguración del negocio con nuevas y mejores fuentes de ingreso.
  5. El plan de inversiones de la ETB era necesario y bien pensado. Se invirtieron $1,3 billones, no en la campaña presidencial de Vargas Lleras, sino en la red de fibra óptica más moderna del país y con la velocidad más alta, un elemento esencial de la competitividad que necesita lograr Colombia.

A pesar de estos y muchos más argumentos que expertos presentaron en el cabildo, la respuesta del alcalde Peñalosa fue: “la venta de la ETB no tiene reversa”. Frente a esta posición antidemocrática, solo queda a los trabajadores de la ETB con sus sindicatos, a las organizaciones sociales y políticas que defienden el patrimonio público, seguir trabajando para mostrar a la ciudadanía de la capital y el país, lo que expresó el abogado Andrés Pachón, que los argumentos de Peñalosa para privatizar a la ETB son tan chimbos como sus estudios.

*Mario Alejandro Valencia, director de Cedetrabajo, miembro de Justicia Tributaria y profesor del CESA y la Universidad Central. Twitter: @mariovalencia01

Alcalde ‘chimbo’

About The Author

Related posts

Leave a Reply