Radiografía de los beneficios onerosos en el Estatuto Tributario

Radiografía de los beneficios onerosos en el Estatuto Tributario

Por: Alvaro Pardo / Red Justicia Tributaria.

Una cuarta parte del Estatuto Tributario contiene beneficios que el Estado concede a particulares sin que el costo fiscal haya sido plenamente cuantificado, ni su eficiencia y eficacia en el tiempo; simplemente permanecen ahí a disposición de los contribuyentes-beneficiarios para reducir la base gravable y por esa vía disminuir el pago de impuestos al erario público y erosionar el recaudo fiscal, cuyo déficit del Gobierno Nacional Central supera los $16 billones de pesos.

En un documento sobre beneficios tributarios publicado por la DIAN1, esta entidad señala que entre los 933 artículos que componen el Estatuto Tributario, 253 de ellos contienen beneficios dirigidos a diversos sectores de la economía. En otras palabras, el 27% del articulado del estatuto Tributario versa sobre deducciones, exenciones, descuentos tributarios, rentas no constitutivas de impuestos y regímenes especiales.

Un beneficio tributario es una herramienta de la política pública que aprueba un tratamiento impositivo diferencial respecto a la norma general para incentivar o estimular diversos aspectos o sectores de la economía, como el ahorro, el desarrollo de un sector específico, la economía solidaria, el mercado accionario, la participación política, la inversión nacional y extranjera, la estabilización económica y la protección social, entre otros.

Se entiende que un beneficio tributario responde a los objetivos y lineamientos de política económica y contribuye con su ejecución y desarrollo; así mismo que su aprobación tiene un soporte legal y de conveniencia institucional, un estudio sobre el costo/beneficio, un plazo definido y mediciones en el tiempo que permitan determinar su grado de eficiencia y eficacia.

El Ministerio de Hacienda señala que “los beneficios tributarios constituyen deducciones, exenciones y tratamientos tributarios especiales, presentes en la legislación tributaria que implican una disminución en la obligación tributaria para los contribuyentes, generando menores ingresos para el Estado”. 3 Los menores ingresos del Estado se calculan como un costo fiscal y se definen como lo que deja de percibir el Estado por el uso de los beneficios por parte de los contribuyentes.

En el actual debate sobre la reforma tributaria estructural, el gobierno nacional mantiene firme su promesa de no revisar los beneficios tributarios, que ha aprobado unilateralmente o por presión de actores económicos con capacidad de incidir en el ejecutivo o en el Congreso de la República.

El asunto es que además de la forma poco transparente mediante lobby4, como se aprueban dichos beneficios y por su perdurabilidad en el tiempo, actualmente todo este conjunto de beneficios están contribuyendo al déficit fiscal, generando inequidad horizontal y una importante pérdida de recursos fiscales a favor de actores como los ya mencionados.

En la primera parte de este trabajo se analizan los pormenores de los beneficios tributarios vigentes y en la segunda se relacionan éstos con el costo fiscal de mantenerlos en las normas tributarias.

Documento completo:

Descargar (PDF, 486KB)

About The Author

Related posts

Leave a Reply