Sábado, junio 24, 2017

De nuevo sobre la venta de la ETB

De nuevo sobre la venta de la ETB

Bogotá, 30 de mayo de 2016
Por Diego Otero

El debate sobre la venta de la ETB recuerda la de Isagen. El objetivo es el mismo: obtener unos recursos para invertir en infraestructura. Y los métodos y los argumentos de los defensores de la privatización son similares.

Al comienzo se denigra de las empresas para tener una justificación económico-financiera racional de la privatización. Se dice, entonces, que son empresas de baja rentabilidad y sin capacidad de inversión.

En lo que tiene que ver  con Isagen se decía por parte del Ministro de Hacienda que su rentabilidad era de solamente 4,0% y que no contaba con recursos para nuevas ampliaciones en plantas de generación.  Se probó que era falso: que la rentabilidad  sobre el patrimonio era de 10,0% y que sí tenía capacidad de pago. Al final predominó el aspecto ideológico del gobierno de la tercera vía de Santos de privatizar independientemente de la validez de los argumentos técnicos, económicos-financieros y jurídicos.

En la  propuesta de vender la ETB ocurre algo similar aunque no igual. Ahora se trata de denigrar de la empresa, de desprestigiarla y de dar información distorsionada. Por supuesto que la ETB tiene problemas como la falta de un mejor mercadeo y servicio al cliente que son  superables.

Pero lo más grave es que el Presidente de la empresa que parece más un liquidador que un gerente, no hace sino hablar mal de la misma. No da información completa. Por ejemplo, se refiere solamente a los resultados de los años 2014 y 2015 que fueron regulares porque la empresa se encontraba en transición después  de unas altas inversiones  necesarias que todavía requieren de tiempo para que se vea su impacto positivo. Pero no dice nada de los estudios de las proyecciones financieras que muestran una empresa muy rentable hacía  el futuro. Hace comparaciones inadecuadas como la del porcentaje de penetración de los nuevos servicios, comparando a la ETB con empresas que llevan más de diez años en Colombia en el negocio. Es decir, sus informaciones son totalmente sesgadas, mentirosas y de ocultación de información.

Pero igual que con Isagen, hay en el fondo una ideología privatizadora. En esto el alcalde Enrique Peñaloza es un experto y furibundo privatizador y amigo de las multinacionales. Desde su primera alcaldía de 1998 intentó vender la ETB y fue quien hizo las primeras descapitalizaciones de Emgesa y Codensa que significaron un regaló más de 500 millones de dólares a  la multinacional espa;ola-chilena Endesa.

Todo el proceso está ahora rodeado de la extraña posición del concejal del Polo Democrático Alternativo Venus Albeiro Silva        que dio  ponencia positiva al plan de desarrollo de la ciudad de Bogotá en contra de la posición del partido, de su dirección nacional, de los parlamentarios y de los concejales. Está haciendo el “doctor” Peñaloza lo mismo que Uribe, comprando a los concejales para que le aprueben todo lo que quiere? Muy grave lo que rodea al concejal Venus que hubiera tomado una decisión tan opuesta a todo el Polo Democrático sin ninguna razón lógica, a menos que por detrás haya contraprestaciones en puestos, obras y contratos. Grave, muy grave si esto es así tanto para él como para el alcalde. Se requiere un debate e  investigación a fondo porque no podemos permitir más corrupción en el Distrito. Igualmente, las mentiras sobre sus títulos del alcalde son muy graves. En otros países los funcionarios públicos que han  cometido estas falsedades han tenido que renunciar. Cuando lo hará el doctor Peñaloza?

ETB no se debe vender por razones técnicas, económico-financieras, estratégicas y jurídicas. Técnicamente es una empresa con las últimas tecnologías, invirtió más de 2,1 billones de pesos en la instalación de fibra óptica y otras tecnologías sin igual en el país. Aunque los dos últimos años se tuvieron pérdidas, las proyecciones de la anterior administración mostraban en los estudios de proyecciones que hacia el futuro las utilidades netas crecerían y  la empresa aumentaría su rentabilidad a más de 10,0%. Hay que entender que la penetración de una tecnología es un  proceso lento al comienzo y después de cierto tiempo se dispara. Es lo que se conoce como la curva en forma de campana que explica como penetra una nueva tecnología y la ETB no lleva sino dos años apenas desde que se comenzaron las nuevas inversiones. Pero esto no lo dicen los privatizadores Jorge Castellanos y el doctor Peñaloza.

Estratégicamente, el mercado de las telecomunicaciones es duopólico, o sea, se  concentra en dos empresas: Claro y Movistar. ETB puede ser la empresa que impida un mayor dominio del mercado y manipulación de precios y calidad. Jurídicamente, según los expertos el proceso está viciado desde el principio ya que no se cumple la ley 266 de privatización.

Entonces, la privatización es una equivocación a la cual hay que oponerse apelando a todas las armas incluyendo la movilización ciudadana.

About The Author

Related posts

Leave a Reply