¿A dónde van dineros de la salud?

¿A dónde van dineros de la salud?

El Ministro de Salud se enojó por las denuncias públicas sobre el manejo de los recursos de salud que Medimas EPS ha hecho desde que compró a Cafesalud EPS, pero las cifras oficiales confirman todo y exigen del Dr. Gaviria mas claridad que la sola acusación de “calumniador” a quienes le llevan la contraria.

Según cifras oficiales de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud (ADRES), Medimas EPS ordenó pago directo del sistema contributivo para el mes de marzo por $ 152.899.969.119, pero concentrando el 79%,2% de dichos recursos públicos en solo 50 Instituos Prestadores de Salud (IPS), la mayoría relacionados con socios de Medimas. En esta lista de afortunados beneficiarios se destacan la IPS ESIMED, recaudando el 18,1% del total, y otras bajo el nombre de “Corporación MI IPS…” que hacían parte de la antigua red de Saludcoop. Lo demás se reparte entre las 781 IPS restantes.

¿Como es posible que se viole flagrantemente el límite impuesto por el artículo 15 de la Ley 1122 de 20017, según el cual las EPS no pueden contratar, directamente o a traves de testaferros, mas del 30% con sus propias IPS? ¿Ignora la Superintendencia de Salud las cifras oficiales del ADRES? ¿Donde está la Contraloría? ¿Por que se permite semejante integración vertical y conflictos de interés como los que desembocaron en el delictivo manejo de Saludccop?

¿Quien garantiza que con esta captura de dineros públicos, mediante la contratación de IPS propias, Medimas no esté pagando los $1,4 billones que prometió pagar por Cafesalud?

De los $660.000 millones que Medimas presentó como deudas con Cafesalud para descontar del precio de compra, la Superintendencia los rebajó a $440.000 millones, por lo tanto, ¿Que han puesto los dueños de Medimas como garantía del pago del billón de pesos restante? ¿Solo la cédula?

Ante semejente descuadre financiero, no es coincidencia que se expidiera el pasado 30 de abril el Decreto 744, destinando recursos del Sistema Nacional de Regalías para capitalizar o sanear EPS y derrochar en este barril sin fondo, de intereses particulares, escasos recursos públicos mediante riesgosas maniobras financieras.

Por último: Nadie me paga por mis denucias. Ni siquiera me invitan a homenajes como el que harán al colérico Ministro el próximo 31 de mayo en el Hotel Tequendama.

Tomado de: El Espectador

About The Author

Related posts